Así es la leche materna cuando el bebé ya tiene un año o más

27 abril, 2020

La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. A partir del primer año de
lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses,
resultando un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor y de mayor calidad que la
leche de fórmula o de vaca.
Se ha visto que un bebé mayor de un año que toma pecho obtiene aproximadamente 1/3 de
sus necesidades calóricas y proteicas diarias a través de la leche materna (a veces más, sobre
todo durante períodos de enfermedad), además de una cantidad muy importante de vitaminas
y minerales.
Por otro lado, los niños mayores que toman pecho siguen disfrutando de los beneficios
inmunológicos de la leche materna, con una menor incidencia de infecciones para su edad que
sus coetáneos que no son amamantados.
Las ventajas de mantener más tiempo la lactancia materna no sólo se observan a corto plazo,
sino años después del destete. Se ha constatado una menor incidencia de ciertos tipos de
cáncer (como la leucemia infantil), de enfermedades metabólicas y autoinmunes (como la
diabetes tipo 1) y un mayor desarrollo intelectual a mayor tiempo y exclusividad de lactancia
materna, efecto que permanece durante años y que incluso puede llevar a alcanzar un mayor
nivel de estudios y de ingresos económicos en la vida adulta.
La duración de la lactancia materna también está implicada en un mejor desarrollo emocional
y psicosocial del niño. A mayor duración, se ha descrito una menor incidencia de maltrato
infantil, una mejor relación con los padres en la adolescencia, una mayor percepción de
cuidado y una mejor salud mental en la vida adulta. También se han observado beneficios
emocionales en niños adoptados provenientes de un entorno difícil en los que se realizó
lactancia inducida.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

3 + dos =