10mo mes (de la 37ª a la 40ª semana de gestación): ¡Allá voy, mundo!

Para estar preparado para las futuras oscilaciones de temperatura tras su nacimiento, tu bebé necesita un panículo de grasa adecuado, algo que desarrolla en las últimas semanas.

Todos sus órganos están listos para entrar en funcionamiento y también las bases del cerebro están puestas: más de cien mil millones de neuronas esperan a ser “alimentadas”, en su mayor parte por las experiencias que tu bebé tendrá después de nacer. La memoria ya funciona en el seno materno. Los investigadores descubrieron que los fetos en la 37ª semana de embarazo son capaces de retener durante al menos 24 horas una serie de sonidos.

Después de la 40ª semana, tu bebé abandona el entorno en el que se ha desarrollado y entonces le beneficia todo lo que ha estado practicando: le tranquiliza tu voz, que le resulta tan familiar, bebe tu leche y disfruta de la seguridad que le proporciona estar entre tus brazos.