No tengo suficiente leche: Derribemos mitos

24 agosto, 2020

Recuerda que es difícil saber la cantidad de leche que produces. En los primeros días después de dar a luz, la naturaleza te permite descansar después de tu intensa labor. En estos días no produces leche, sino calostro, una sustancia amarillenta que sale en poquita cantidad y que es justo lo que tu bebé necesita en ese momento.

El calostro está lleno de grasas, proteínas y anticuerpos que protegen a tu bebé de infecciones y activan su sistema inmunitario. El aparato digestivo del bebé está empezando a funcionar y solo necesita esas pequeñas cantidades de alimento. Además, el calostro tiene el doble de calorías que la leche, con lo cual el bebé necesita tomar menos, pero el hecho de que la cantidad sea pequeña puede hacer que te parezca insuficiente. Por eso, recuerda que durante los primeros días la leche no va a fluir a borbotones; irá apareciendo gradualmente. Por otro lado, no es recomendable que compares la cantidad de leche que estás produciendo con la que puedan estar produciendo otras madres. Cada mamá es diferente y cada bebé también. Los dos forman una pareja única y no comparable con otras.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

10 − uno =