La leche materna se adapta a las necesidades del bebé

24 agosto, 2020

La leche materna es única e inigualable. A pesar de los múltiples esfuerzos por imitarla, no existe ningún alimento que, por sí solo, sea capaz de satisfacer todas las necesidades nutricionales y energéticas como lo hace la leche materna en nuestros primeros meses de vida.  Pero, ¿qué es lo que la hace tan especial?.

Además de poseer una composición rica en nutrientes y anticuerpos que alimentan y protegen a tu bebé  favoreciendo su desarrollo, la leche materna es un líquido vivo que se adapta a las necesidades de cada niño cambiando su composición según la edad, la hora del día e incluso durante una misma toma.  La capacidad de adaptación de la leche humana es tal que varía incluso cuando el bebé está enfermo o en el caso de bebés prematuros.

La leche materna comienza a producirse durante el segundo trimestre de embarazo, pero es en las horas siguientes al parto, cuando comienza la producción a gran escala para poder cubrir las necesidades del recién nacido.

El calostro

Durante los primeros días, el bebé se alimenta de un líquido amarillento y espeso que se produce en muy pequeñas cantidades, pero suficientes para cubrir las necesidades del pequeño estómago del recién nacido.

La leche de transición

Más o menos a partir del cuarto día, el calostro va dando paso a una leche con menos anticuerpos y proteínas, pero más rica en grasas y azúcares.  Es la leche de transición, que se produce en mayor cantidad y cuyo contenido calórico es más elevado. Durante unos diez o quince días, la leche irá cambiando su composición hasta dar lugar a la leche madura.

La leche madura

Es la que aparece tras la leche de transición. Es más líquida y blanca que el calostro y se produce en mayor cantidad. Está compuesta por un 90% de agua y un 10% de proteínas, anticuerpos, hidratos de carbono y grasas. La elevada cantidad de agua hace que no sea necesario ofrecer al recién nacido otros líquidos siempre y cuando la lactancia sea a demanda.

Como ves, la leche materna es un alimento muy versátil que se adapta continuamente a las necesidades de tu bebé. No es de extrañar que se la conozca como “oro blanco” ya que su valor biológico es insuperable por ningún otro alimento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

4 × 2 =